Miércoles 22 de Noviembre | 15:36 hs

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO
CÉRET (FRANCIA)

Emoción en varas de Saltillo ante una terna que pone orden

La única vuelta al ruedo la dio Sánchez Vara, pero destacó la actitud de un Pérez Mota herido en la barbilla y un Gómez del Pilar muy firme ante el zorrón sexto

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: MURIEL HAAZ

Sánchez Vara, Pérez Mota y Gómez del Pilar hacían el paseíllo en la tarde de este sábado con la corrida de Saltillo en la tercera de feria en Céret. Un encierro de máxima seriedad para una terna con la veteranía del alcarreño Sánchez Vara y la juventud de Pérez Mota y Gómez del Pilar.

"Vendaval” se llamaba el primero de la tarde, un astado con el que Sánchez Vara ya dejó su compromiso impreso en el saludo a la verónica inicial. Gabin Rehabi le dejó un primer puyazo un punto trasero y un último en el que a punto estuvo de descabalgarlo, haciéndose daño en el brazo. Puso banderillas el propio matador, pasando en falso en el primer encuentro y clavando bien a la segunda por el pitón derecho. Buenos fueron los dos siguientes pares, más aplaudidos por el respetable. Al aficionado Alfonso Ibarra, presente en el tendido, brindó una labor en la que el domeño por el lado derecho fue la base para entenderse con el animal ya de inicio. Le faltaba ese empuje final al cárdeno, que acortaba a mitad el viaje además de ir siempre con la cara alta, teniendo que poner plena voluntad el alcarreño para conseguir llegar arriba. No le humilló en el primer encuentro a la hora de entrar a matar, tragándose la muerte tras la estocada en una despedida espectacular del "saltillo”.

Imponente era la estampa del segundo de la tarde, un toro ovacionado de salida, pero que se lastimó un pitón en el segundo tercio al rematar, en el que actuó el picador Francisco Vallejo. Fue devuelto por la presidencia y en su lugar salió un sobrero de Yonnet. No fue fácil desde salida, y el momento más amargo llegó cuando el toro le dio un pitonazo en la zona de la barbilla a Pérez Mota, entrando por su propio pie a la enfermería. Todo ocurrió en un feo derrote, echándole mano el astado sin que profundizase gravemente el pitón. Sánchez Vara dio muerte al de Yonnet.

"Jilguero” llevaba por nombre el tercero de la tarde, un astado de Saltillo que correspondía a Gómez del Pilar. Juego también dio en el caballo, aunque en las primeras varas no terminó de meterle las cuerdas el picador. Por navarras fue el quite de Gómez del Pilar. A mitad del embroque le echaba la cara arriba y tuvo toda una papeleta el torero toledano. Gómez del Pilar, firme en el trasteo, le intentó tragar al cárdeno de Saltillo. Complicaciones puso a la hora de matar, no siendo fácil e intentando sonsacar habilidad el manchego.

El cuarto también sufrió el mal de desenvainarse un pitón, pero no fue devuelto. Sánchez Vara intentó darle fiesta de capote y también en el caballo. El momento de apuro llegó cuando su subalterno y el torero alcarreño hicieron el salto de la garrocha, llegando instantes de apuro pero prosiguiendo el tercio de banderillas. Fue sonsacando muletazos con los que conectó pronto en el tendido, especialmente con la mano diestra, buscando la emoción de un animal con el punto de casta perfecto para llegar arriba. En todo lo alto dejó la estocada Sánchez Vara, dejando las cuadrillas solo al animal que hizo por levantarse cuando estaba caído. Ya muerto, la plaza pidió la oreja para el de Guadalajara, no concediendo el palco el trofeo. Dio una vuelta al ruedo.

Repuesto Pérez Mota después de una primera exploración en la enfermería de su barbilla, salió a matar el quinto con cuatro puntos en la herida. El toro derribó al piquero en las dos primeras entradas al peto y, posteriormente, cumplir con el cárdeno y pasar otro momento de angustia cuando éste cogió por los pechos al caballo. Fue una faena de poder y querer por parte de Pérez Mota, de tirar hacia adelante por la mano diestra del torero de El Bosque y de sonsacar la condición a menos del de Saltillo. No cayó tras la suerte suprema, requiriendo el animal de golpes de verduguillo. Embistió con calidad en algunos momentos en la faena, pero sobre todo desilusionó tras el buen primer tercio que dejó.

 

Se hizo el sexto dueño y señor del ruedo desde que salió. Le hizo varios extraños a Gómez del Pilar, que intentó darle medicina en el tercio de varas en varias entradas que no fueron las más lucidas de la feria. En banderillas, el toro sabía idiomas y puso en más de un apuro a los de plata, sembrando el pánico en la arena tiznada del coso galo. Ya en el inicio muleteril, Gómez del Pilar se lo sacó a los medios para intentar pasaportarlo a diestras, pero el toro se le colaba constantemente. Aun así, y a pesar de que lo veía el cárdeno al toledano, le sopló una tanda a diestras que llegó arriba. Hizo un esfuerzo de verdad Gómez del Pilar para hacerse con la condición del astado.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Céret, Francia. Tercera de feria. Corrida de toros. Lleno. 

Seis toros de Saltillo.

Sánchez Vara, silencio, silencio en el que mató por Pérez Mota y vuelta al ruedo. 

Pérez Mota, herido y silencio. 

Gómez del Pilar, silencio y silencio. 

 

Galería de fotos
12
1
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos