Domingo 17 de Diciembre | 18:27 hs

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO
MADRID

La maestría de Ponce consigue una Puerta Grande al límite

Protestada por la concesión de la segunda oreja y por la espada fue la gran tarde del valenciano que terminó en salida a hombros; ovacionado Mora y Varea pagó su inexperiencia con el sexto

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ-OLMEDO

David Mora se colaba esta tarde en un cartel muy levantino. Parecía que Enrique Ponce le había cogido el gusto a eso de confirmarle la alternativa a un matador de los suyos en San Isidro: el año pasado ocurrió con Román, y este con Varea. Tomaba antigüedad el hierro de Domingo Hernández.

"Rocoso” se llamaba el primero de la tarde, toro de la confirmación de alternativa de Varea, un castaño nacido en noviembre de 2012 con 615 kilos de peso, que se dejó torear en el capote de Varea, dejando el levantino tres capotazos de encaje pero sin calado en el tendido. Algo trasero fue el primer puyazo de Santiago Pérez, midiéndolo en el segundo. Miguel Ángel Sánchez fue el encargado de la lidia del animal, dejando un buen primer par Raúl Martí. Diego Valladar entró en segundo lugar, que se quedó sin toro en la primera entrada y acertó a la segunda. Galopaba el animal de Domingo Hernández, escupiendo la banderilla en el tercer par de Martí, entrando de nuevo sin demasiada suerte tampoco. Tras un distendido discurso de Ponce en la confirmación de alternativa, comenzó Varea su faena sacándose con gusto al animal hasta los medios por la mano diestra. En ese lugar, se puso directamente a torear por la misma mano ante un animal con mejor embroque que salida. Le repitió pero ya con tranco mortecino en la siguiente serie, yendo a menos el animal. Mató de espadazo atravesado. 

"Libertino”, número 50, se llamaba el segundo, con 618 kilos, más bajo que el toro anterior. Genial fue el saludo de Enrique Ponce a la verónica al animal. Tras probarlo con gusto por ambas manos y ver que salía suelto, acompañó perfectamente para sacárselo a los medios con gran sutileza. Manuel Quinta ejecutó el primer puyazo. Por chicuelinas con máximo temple fue el quite de Enrique Ponce, rompiéndose el público a aplaudir por su manejo de la seda. Medido fue el segundo puyazo de Quinta. Se echó David Mora el capote a la espalda para torear con el envés por gaoneras al de Domingo Hernández. Lidió Jocho al animal, ante un efectivo par en primer lugar Mariano de la Viña que completó con un fácil tercero, aunque dejó en este último sólo uno de los pares. Después de la devolución de trastos, lo templó muchísimo en un torero inicio de faena que ya puso en aviso a Madrid. Vertical y desmayado, tras el prólogo, fue el toreo de Enrique Ponce, que encadenó y ligó con cadencia y compás los muletazos por la mano derecha. A media altura fue la segunda parte del trasteo, en el que el toro cogió un punto más de sentido. Extraordinario fue el epílogo de trasteo, en el que el torero de Chiva se lo pasó genuflexo por bajo destacando un muletazo larguísimo en cambio de mano. Un metisaca previo a un estoconazo. Oreja.

"Inclusero” se llamaba el tercero de la tarde, de Domingo Hernández, primero del lote de David Mora, que le dio un gran susto de salida. Le apretó una barbaridad al caballo de Mario Herrero, que le aguantó en el mismo olivo. Gran par le sopló Ángel Otero en primer lugar, y una vez más emocionó a Madrid en ese segundo par, sin dejar que le diesen un capotazo de más al animal y entregándose de pdoer a poder con el toro. Buen inicio de faena tuvo el toro, al que Mora le dejó buenos muletazos de salida. Se fue diliyendo el trasteo con un toro con calidad y humillación, pero siempre a menos. Tuvo ritmo el animal. Hubo series buenas, pero le faltó estructura al trasteo. Metió la espada algo trasera y desprendida, pero tardó en caer el toro, que tuvo mucha duración. Ovación. 

"Rumbero” era el negro salpicado cuarto, un animal aplaudido de salida, un toro con menos chispa que el animal del lote anterior que Enrique Ponce. Dos velas lucía en todo lo alto el de Domingo Hernández, que fue protestado mientras Palomares ejecutaba un efectivo tercio de varas. Lidió Mariano de la Viña a un animal que tenía inercia de entrar largo, pero no tenía una buena ni bonita salida del capote. Hizo ademán de humillar en los primeros compases del trasteo de Ponce, que le dio medicina lidiadora a su embestida bruta en el prólogo del trasteo. Hizo a base de tesón que se los tragara el toro aprovechando la inercia de la media arrancada del animal. Madrid de su mano. Trincherillas de auténtico lujo dejó en el final del trasteo, pinchando al animal a la hora de la suerte suprema, matando a la segunda y apuntillando certero Jaime Padilla. Oreja.

 

"Armador” se llamaba el quinto, segundo del lote de David Mora, al que dejó una buena media abelmontada el torero madrileño. Israel de Pedro se encargó del tercio de varas del astado, al que acercó por chicuelinas al paso Mora. Ahora el que anduvo soberbio fue Antoñares, que consiguió convencer a la afición de Madrid en banderillas haciendo vibrantemente la suerte. Vio clara desde el principio David Mora la calidad del de Domingo Hernández, pero se apagó pronto el animal, no pudiendo sino dejar detalles Mora ante un toro ya afligido. Además, lo cogió de fea forma aunque sin consecuencias a la hora de la espada. 

 

Detalles de salida dejó Varea frente al sexto de Domingo Hernández, segundo toro de su lote y último de la tarde. Francisco Ponz "Puchano” le aguantó muchísimo en la primera vara y también en la siguiente, ante un animal que se arrancó de lejos y ante el que dieron la cara también los hombres de plata en el tercio de banderillas. Mantuvo la emoción el toro desde que se le vino de largo al castellonense desde inicio, diluyéndose el trasteo del levantino ante la encastada condición del astado salmantino. Pero le molestó mucho el viento a Varea, que no entendió la condición del animal.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Vigésimo tercera de la feria de San Isidro. Corrida de toros. No hay billetes. 

Seis toros de Domingo Hernández.

Enrique Ponce, oreja y oreja. 

David Mora, ovación y palmas. 

Varea, que confirmaba su alternativa, silencio y silencio. 

Galería de fotos
30
4
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos