Martes 25 de Julio | 15:56 hs

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO
LA CRÓNICA DE SAN ISIDRO

La alegría de la huerta

A punto estuvo Fandi de cortarle la oreja al extraordinario cuarto, el mejor de la feria hasta el momento, pero se le fue de las manos; pundonor sin premio de Garrido y sin lote Perera

imagenes
zoom
La alegría de la huerta

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: IVÁN RODRÍGUEZ

Fandi tuvo hoy en sus manos la alegría de la huerta. Y ese "Hortelano” que se le fue con las orejas puestas es lo que baila al son del Madrid actual. Es el Gallardo que pide la plaza, o al menos parte de ella: que se mueva, que galope, que venga como un tren al primer muletazo en la boca de riego, que tenga vida, que no se amortaje con la mano baja y que dé fiesta. Aunque no tenga clase. Aunque no ralentice su tranco para hacer del espectáculo toreo. Y a El Fandi, al que la droga festiva le va en vena, se le fue con las orejas al desolladero.

Fandila, que se sabe hasta la bronca que le está echando la esposa por teléfono al de la barrera, le dio el inicio que en los pueblos es explosión y en Madrid es vulgaridad de no ser por esa ligazón de hinojos que remató esa serie. Ahí las tornas cambiaron. Pero una tanda le duró la bragueta asentada al granadino, que dejó ir en los siguientes compases la repetición emotiva del animalito –protestado de salida como el quinto- hasta la traca final de manoletinas de rodillas en la arena. Y el estoconazo.

Antes, le bailó la cortesana al presidente después de impedirle poner un cuarto par de banderillas al primero. Y lo hizo, y le plantó cara porque sabía que tenía la personalidad de devolvérsela ya en el cuarto, cuando tomó el dos en uno y se la cascó en los morros al palco: sin renunciar a su clímax de elegancia, se la devolvió.

La alegría de la huerta extremeña se llama José Garrido y la espada al cincuenta por ciento le quitó el premio en el tercero. Eso, y darle unos tiempos exageradamente largos a un animal que sí, estaba aplomado, pero se diluyó Madrid entre el gintonic que cabía entre tanda y tanda. Por eso se percató Garrido, tras el soberbio arrimón ante el muro que tenía delante, que las bernadinas eran el pase a la media gloria que tenía en sus manos. Pero le quitó la otra media una estocada que, estando en buen sitio, sólo medió la muerte del animal.

No tocó la alegría al Perera independiente al que la huerta no le floreció en Sevilla y tampoco en su primera en Madrid. Hoy el muro de Gallardo le impidió robarle hortalizas al lote que le correspondió. Y la lástima es que el precio de la independencia es demasiado caro en este negocio del toreo, por eso la otra bala es esperanza ardiente para él porque el calor acecha y Cepeda tiene que firmar para este verano.

Con la alegría de la huerta en sus manos vacías se fue Fandi para el hotel. Sin duda, el más rentable del escalafón para una Casa que sabe que la joya que tiene en sus manos no necesita más de una tarde de chotis. Para qué más que su único contrato en esta plaza -a la que conoce y sabe que es aduana obligatoria para no saberse fuera del mundial-, su dinero al esportón, su fiesta en banderillas y su técnica muletera que hoy se topó con la casta de Gallardo. Y caminito de Jerez, oiga. Que la Feria del Caballo tiene que salir dando piruetas.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Séptima de la feria de San Isidro. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada.

Seis toros de Fuente Ymbro. 1º Aplomado. 2º Andarín, incómodo. 3º A menos la calidad del tercero. 4º De extraordinaria repetición y humillación. 5º Brusco y de tranco rebrincado. 6º Complicado.

El Fandi, Silencio y Ovación tras petición.

Miguel Ángel Perera, Silencio y silencio.

José Garrido, Ovación tras aviso y silencio.

Galería de fotos
17
10
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos