Viernes 24 de Febrero | 13:40 hs

NATALIA GIL
LA CRÓNICA DE SAN ISIDRO

Cuando el amor no entiende de edades

Toreo a caballo de calidad en la última de rejones de San Isidro donde Hernández abre de nuevo la Puerta Grande, Lea Vicens corta una oreja y Hermoso se le escapa por los aceros

imagenes
zoom
Cuando el amor no entiende de edades

NATALIA GIL  

Hay grandes tópicos que invaden cada día nuestra vida. Uno de ellos es que el amor no entiende de edades, que es un sentimiento tan potente capaz de traspasar esa frontera y hacerse verdaderamente poderoso, pero poderoso de verdad, de esos que no son capaces de afectarlos, ni un ápice, cualquier comentario o hecho inapropiado que se cree con maldad. Cuando hay amor de por medio, amigo mío, lo único que puede brotar es la magia.

Este sábado de rejones, Madrid estaba inundada de puro amor, pero no de un amor cualquiera, de un amor inocente. A mi lado se sentó una niña, con una preciosa sonrisa llegó de la mano de su abuelo dispuesta a ver, a palpar y a sentir lo que los tres rejoneadores venían a regalarnos. Con tan solo seis añitos mostraba un gran interés por cada movimiento del caballo en la cara del toro, se percataba de cada detalle y preguntaba a su abuelo deseosa de obtener respuesta. Era imposible no contemplar al abuelo cayéndosele la baba. "Compartir esta bendita pasión con ella es lo más grande” y lo susurraba más su mirada que sus propios labios.

Esa pasión, dejando atrás la edad, también la sintieron los tres rejoneadores que se acartelaban en la última de rejones de San Isidro. La niña presenció la confirmación de alternativa de una joven rejoneadora francesa, el más veterano hizo los honores y Leonardo Hernández fue el testigo. De pronto, la niña exclamó: "abuelo, ¿qué hacen?” a lo que él respondió: "Pablo Hermoso de Mendoza está entregando a Lea Vicens el rejón para que lidie su toro, ella es joven y es la primera vez que torea aquí. Él la dice que comience a torear y yo te enseño a ti, es el papel de los más mayores”.

La nena quedó satisfecha y no pestañeaba cuando vio a Lea parar el primero de la tarde: "me gusta que haya chicas abuelo”. La rejoneadora tenía que demostrar a esos seis añitos que había elegido bien yendo a los toros en lugar de quedarse en casa jugando a la Play. Confió en Bético con el que toreó al buen primero de Bohórquez de costado con temple. Desafío le contó que para estar delante de un toro hay que tener pies como los suyos y saber esperar la embestida para terminar luciéndose con una elevada. La niña quedó encantada y pidió con fuerza la oreja, Madrid la acompañó pero el presidente no pensó igual.

Mientras salía el segundo el abuelo le contaba que Pablo Hermoso de Mendoza era uno de los mejores toreros a caballo porque su calidad era infinita. María miraba embobada diciendo: "mira abuelo, Napoleón hace que el toro se quede más quieto”, "eso es pegarle recortes hija y encelarle tras el rejón de castigo” le explicaba. Quiso salir Berlín a enseñarla cómo era el toreo de verdad, a dos pistas, y la niña aplaudía invadida por ese mismo amor que su abuelo le profesaba a la Fiesta. Beluga la revolucionó aún más al verle quebrar en la misma cara del toro. "Mira María este caballo ya es hijo de otro que fue torero y se llamaba Caviar y, como su papá, ha salido torero”, "qué bien abuelo, como a ti que te gustan los toros y yo que soy tu nieta, pues he salido a ti”. Aquella conversación completaba la armonía, si cabía, que Pablo estaba dejando en el ruedo para culminar con un Pirata que miró al toro de frente y le dijo: "esa niña nos está mirando, hagamos que se sienta orgullosa de lo que tú y yo estamos representando”. María no entendía por qué no lo elogiaban con la oreja y el abuelo la explicó que los aceros no hicieron bien su trabajo.

"¿Ves a Leonardo? Él salió el otro día por la Puerta Grande”, "y, ¿hoy va a salir abuelo?”. Hernández quería que María viera cómo se saca a un torero en hombros y luchó porque así fuera. A su primer toro le cortó una oreja con una gran labor de Amatista toreando al de Bohórquez de costado, le siguió Despacio con su sello personal, con esa forma de esperar el toro y pegarle un quiebro en todos los medios de gran importancia. Xarope enseñó a María lo que eran las cabriolas y la forma de poner a Madrid en pie. "¿Ya sale a hombros abuelo?”, ¿no hija, tendrá que cortar otra más en su próximo toro”. Y se empeñó el extremeño, Sol hizo honor a su nombre e iluminó Madrid con esa forma tan exquisita de torear hecho un completo arco y dando la cara al toro, pero de verdad. María aplaudía contenta por la segunda oreja de Leonardo pero no todos pensaron igual.

Con sus seis añitos se percató que Pablo entró al ruedo con Alquimista moviendo "raro” las manos. Su abuelo le explicó rápidamente que iba cambiando de pie y que era un ejercicio muy comprometido de la doma. "Jo abuelo, pues qué bueno es Pablo, me gusta su caballo Disparate porque se va al toro sin pensárselo y mueve su grupa de lado a lado, parece que le llama”. Bien Disparate, bien, has conseguido que apenas una niña aprecie tu toreo a dos pistas. Enhorabuena torero. Y tú Pirata, no te preocupes si el acero volvió a fallar que a María la has hecho soñar diciendo a su abuelo que un día la encantaría tocarte y decirte al oído que te aplaudió mucho mucho.

Pero la niña se disgustó cuando vio salir al último, no le gustaba y quería que lo cambiaran por otro, sacó hasta el pañuelo pero el presidente no hizo caso. Lea pensaba igual que María pero Gacela les hizo vibrar. Comenzaron a despreocuparse y a disfrutar con esos quiebros que rozaron la pulcritud. La niña pidió la oreja con gran entusiasmo y el presidente no se pudo negar.

María se fue de la mano de su abuelo tras despedir a los rejoneadores diciendo: "¿me puedes traer mañana otra vez abuelo? Porfi, me gustan los toros”. No creamos en lo que balbucean bocas sin crédito, que María lleva razón. Siempre tendremos un nuevo día de toros para soñar sin importar edades, estilos o pensamientos. La tauromaquia es una gran familia, desde los más revolucionarios pequeños hasta los más respetados mayores. Aprendamos uno del otro y llegaremos lejos, créanme.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Penúltima de la Feria de San Isidro. Corrida de rejones.

Seis toros deFermín Bohórquez.

Pablo Hermoso de Mendoza, silencio y ovación.

Leonardo Hernández, oreja y oreja.

Léa Vicens, vuelta al ruedo y oreja.


 

Galería de fotos
6
1
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos