Sábado 27 de Mayo | 13:00 hs

Afortunado (de mi)

Afortunado (de mi)

Llegó el tan deseado y a la vez, triste momento. La hora de despedirse de la localidad en la que nos hemos sentado durante estos treinta días (para ser exactos treinta y uno), de los vecinos con los que a punto hemos estado de tirarnos de los pelos,  de los porteros, almohadilleros y en nuestro caso, de la Sala Antonio Bienvenida, nuestra casa durante todas estas mañanas de Feria. A cambio, recuperaremos nuestra vida y nuestras antiguas rutinas. No obstante durante un período de tiempo, a eso de las 19h sintamos un cierto desasosiego o desconcierto, en estos momentos puede más el alivio que la pena. Treinta y una tardes de toros, son demasiadas, un maratón innecesario y carente de sentido.  ¡Aaaay si Don Livinio Stuyk levantara la cabeza y viera en lo que se ha convertido su Feria  65 años después! Su sueño ciertamente era que en Las Ventas, pudieran llegar a darse 30 festejos seguidos, pero, NO como los que se dan hoy día. Madrid tiene que recobrar su ESPLENDOR, volver a convertirse en lo que un día fue, la CÁTEDRAL del TOREO, la Plaza que daba  y quitaba, el SUEÑO de todos. Inclusive si para ello, fuera necesario empezar de cero y reducir la Feria a cinco festejos como sucediera en 1947 y a partir de ahí y en función de los resultados, ir aumentando el número de los mismos. Tres corridas de pie, una a caballo y una novillada. Para los MEJORES, toreros, novilleros, rejoneadores y por supuestísimo ganaderías. Más nada, Feria de San Isidro intensa, emocionante, IMPORTANTE porque sería una Feria al alcance sólo de algunos bendecidos, y seguramente RENTABLE, porque tendrían el "NO HAY BILLETES" asegurado todas las tardes.

Hagamos bueno aquello de que más vale CALIDAD que CANTIDAD, retrocedamos ahora que todavía estamos a tiempo. Reinventemos el formato, establezcamos límites que no queden al libre arbitrio de los empresarios de turno. El otro día hablamos del "sin sentido" de bautizar a una Feria como la del "Arte y la Cultura" cuando no ha habido ni rastro de ella, peor es consentir como aficionado que nos sometan a esta tortura eterna que además, ya no es rentable para casi nadie. Entonces, no nos empecinemos, no actuemos como seres irracionales, parémonos a reflexionar, seamos humildes para admitir que estamos equivocados y busquemos alternativas, todos saldremos ganando. Fundamentalmente la TAUROMAQUIA. De lo contrario el próximo año por estas fechas volveremos a entonar el AFORTUNADO de mí...

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos