Domingo 26 de Febrero | 20:08 hs

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO
LA CRÓNICA DE PLATA

Capotazos frescos para, entre pitos, ser efectivos

La corrida de rejones en horario matinal hacía acto de presencia el Día de San José en la plaza de toros de Valencia y así fue la actuación de los hombres de plata

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: JAVIER COMOS

La corrida de rejones en horario matinal hacía acto de presencia el Día de San José en la plaza de toros de Valencia. En el paseo mayor, Andy Cartagena, Diego Ventura y Lea Vicens ante seis toros jerezanos de Fermín Bohórquez.

Supo Enrique Cartagena las dificultades que tenía un abreplaza con un punto de casta pero ensimismado con los trastos de Andy. Tanto Sebastián Córdoba tuvieron que hacerle frente a base de tesón, de rutina capotera, de no dejarlo ni un momento sólo para que se cebara con las cabalgaduras del veterano alicantino. Francisco Javier Cañas también tuvo su punto de entrega para lograr que esa labor fructificara en un apéndice. Con el cuarto, un toro al que Andy le paseó una oreja, su hermano fue respiro de aire fresco para un toro que, si aguantó, fue por los capotazos eficientes que le propició durante la labor.

A punto estuvo de pasear la oreja del segundo un Diego Ventura que requirió de la labor de los hombres de plata en varias ocasiones durante la lidia del ejemplar flojísimo de Bohórquez. Francisco Céspedes, Rui Duarte y Antonio Díaz ejercitaron su disciplina para que su jefe de filas terminara ovacionado tras escuchar petición. Con más brío salió un quinto al que las cuadrillas tuvieron la obligación de despenar entre palo y palo. Un titán fue Diego, que se ganó una ovación tras pinchar y dejar un bajonazo al toro.

El berreón tercero tuvo más lidia por parte de los subalternos de Léa Vicens, que debieron encelar a un toro que propició una faena más fría que la de sus compañeros por parte de la rejoneadora gala. José María Bejarano, siempre atento entre tablas, unido a Enrique Bejarano y Francisco Alarcón supieron los capotazos exactos antes del tercio de muerte mientras Léa enfundaba el rejonazo final, pero les salió cruz porque derribaron al de Fermín y debieron levantarlo. También la frialdad debió esquivarla la cuadrilla en el cierraplaza, con el que intentó en todo momento calentar los asientos.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos