Domingo 26 de Febrero | 20:08 hs

CULTORO TV

El Año de... Sergio Galán

La séptima puerta grande de Madrid, las actuaciones de Cuenca, Murcia, Salamanca...

imagenes
zoom
El Año de... Sergio Galán

El año de Sergio Galán dio comienzo como todas las figuras tienen que empezar la temporada: en la Feria de la Magdalena de Castellón.Allí el fallo con el rejón de muerte le impidió tocar pelo y fue ovacionado ante un toro de Castillejo de Huebra. Eso fue el 29 de febrero, y hasta el 10 de abril no volvería a vestirse de torero: fue en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla en plena Feria de Abril, una corrida en la que especialmente no tuvo suerte con su lote de Fermín Bohórquez pero al que le cortó una oreja con fuerza. Días más tarde haría el paseíllo en el tradicional festival de la alegría, festejo contra el cáncer que se celebra anualmente en la plaza de toros de Murcia y que tiene un importante ambiente.

No esperaría mucho para volver a anunciarse en una plaza de toros y sería en la Feria del Caballo de Jerez de la Frontera donde estuvo anunciado, siendo ovacionado frente a su primero de Capea. De ahí a la catedral del toreo: Madrid esperaría al rejoneador de Tarancón el 21 de mayo, fecha en la que hizo el paseíllo y fue ovacionado frente a una corrida también de Capea.

LA PUERTA GRANDE MADRILEÑA

Dicen que las grandes gestas han de quedar perpetuadas para la posteridad. Que es justo que lo que nuestras pupilas sienten al presenciar momentos sublimes quede reflejado. Y, dicen también, que una de las formas más exquisitas para plasmarlo es a través de la pintura. La cultura y la historia vienen a avalar estas palabras que quieren defender lo vivido hoy en el ruedo de la capital.

Tres escenas pictóricas se esbozaron esta tarde en Las Ventas. Una siempre a colación de la anterior y todas ellas bajo el eterno ojo crítico del aficionado madrileño que estaba supervisando si alguna de ellas se alzaba como la gran Obra Maestra. El mundo artístico goza de un abanico infinito de libertades y, es ahí donde hunde sus raíces el famoso "para gustos los colores” que muchos rejoneadores llevan a su terreno a la hora de atalajarse haciendo gala de las tradiciones del país que lo vio nacer.

Ya tenía ganas Sergio Galán, después de ver a Rui Fernandes, de tener en sus manos los cachivaches y lanzarse a pintar. La combinación de colores y la calidad de los pinceles salió tan excelente que el conquense recibió por ello un trofeo titulando a la lámina: "Buen hacer de Trópico y sitio marcado el de Titán”. Comenzaba su segunda oportunidad, su segunda pintura y tenía tan cerca el que su obra se alzase como maestra que confió en los pinceles que nunca le fallan, en los que sus trazos rondan la perfección.

Templó la bravura de la pintura con "Amuleto”, el tendido ya estaba expectante de los trazos que estaba cogiendo la faena. Era el turno de "Ojeda”, el luso-árabe vino a marcar la forma más pura y exacta de pincelar a un toro, quiso dibujarle con todo detalle y no dudó en irse de frente, de poder a poder, y examinarle mientras que le susurraba al oído que ese trofeo iba a ser suyo. "Apolo” vino a refinar la lámina a golpe de un impecable piaffe cadencioso. Tan solo faltaba la rúbrica de la lámina y "Óleo” la imprimió tan impoluta que alcanzó el premio soñado. Madrid se emocionó y se le cayeron las lágrimas.

Se pintó, se plasmó pasión y raza pero solo una supo contar bien la gesta. Solo una se alzó como la gran Obra Maestra que se pintó bajo el Óleo perlita de Galán. El rejoneador quiso plasmar su séptima Obra Maestra sobre una pintura de caballo, Óleo.

Tras el éxtasis que supuso su segunda tarde en Madrid en la que salió a hombros, llegaría la cita de la Feria del Corpus de Granda, donde el respetable andaluz vivió una gran tarde al lado del conquense, que paseó una oreja de su segundo toro de Castillejo de Huebra. El 18 de julio se vistió de torero para hacer el paseíllo en Los Hinojosos cortando tres orejas y un rabo, pero una de las citas más emotivas de su temporada estaba por llegar. El 31 de julio toreó en una de las plazas más emblemáticas de España, la de Inca, Baleares, en un mano a mano con el rejoneador portugués Joao Moura. Aquella tarde, en medio de la sinrazón política que quiere dejar sin toros a la Comunidad, Galán se llevó la ilusión de la afición balear y cinco orejas al esportón.

El 6 de agosto hizo el paseíllo en la plaza abulense de La Adrada, cortando dos orejas de un toro de Galache. Al día siguiente estaba preparada una gran cita en la localidad conquense de San Lorenzo de la Parrilla también con un encierro de Paco Galache en chiqueros, cortando cuatro apéndices. De ahí viajaría, ya el 13 del mes más taurino del año, a la Plaza Real de El Puerto de Santa María, siendo ovacionado con la corrida de Benítez Cubero.

En Los Hinojosos, Cuenca, el 17 de agosto, fue ovacionado. Y un día más tarde dejó un gran sabor en la Feria del Prado de Ciudad Real paseando dos premios al encierro de Passanha. En su tierra, Cuenca, fue fiel al triunfo por San Julián para cortar dos orejas y salir en hombros el 24 de agosto.

El día 27 en Maranchón, Guadalajara, cortó un rabo en una actuación estelar frente a un buen toro de Capea, haciendo un día más tarde el paseíllo en la plaza riojana de Calahorra. Una de las grandes tardes de su temporada llegaría en la Feria de los Remedios de la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, tarde en la que pasearía tres orejas de la corrida de El Canario.

Su recorrido triunfal por el mes de septiembre proseguiría en la ciudad manchega de Puertollano, donde cortó tres orejas de la corrida de Pilar Población. Antes de triunfar con fuerza en Murcia, intervino cortando otras tres orejas en la localidad abulense de Navaluenga frente también a una corrida de El Canario.

EL TRIUNFO DE MURCIA

El triunfo de todos los años. Llegaba Murcia y La Condomina era el escenario de sueños. Una afición que, de menos a más, viene remontando la crisis para hacer del toreo el espectáculo Ferial que merece la ciudad. Era el último del abono, el festejo de rejones, el día que se acababa el serial y con los cuartos de las nóminas a cero. Era el día de llenar la plaza. Sin duda fue el festejo de la rentabilidad.

El festejo más rentable de la Feria de Murcia, no lo duden. El tendido repleto, los bares repletos, los aparcamientos repletos y el dinero funcionando con una alegría poco vista el resto de Feria. Así debería ser esta Fiesta, y van a conseguirlo precisamente los toreros a caballo, que deben conformarse con su cuota de un festejo en las ferias, sus cuatro en Madrid, sus dos en Sevilla y su festejo en las Ferias gordas. Y hoy, cuando mejor se hace el toreo sobre el jaco, es cuando peor están las cosas en ese escalafón. El escalafón de la rentabilidad, no lo olvidemos.

No es tan rentable para Sergio Galán cada triunfo que consigue, y eso es para plateárselo. Un tío con cinco puertas grandes en Madrid debería ser figurón del toreo por todos los empresarios, y en una tarde como la de Murcia demostró que los chavales deberían pensárselo dos veces antes de meterse a caballero de plaza. Se estará preguntando qué tiene que demostrar o qué más tendrá que escuchar para que le trague la rueda. Pero tiene la suerte de que sigue mandando en su hambre, sigue pudiendo decir que no y, aunque sean menos los festejos en el año, van con su dignidad, su dinero y su categoría, o no van. Y entre los que van, Galán cumple. Como en Murcia. Aunque su impresionante curriculum no lo haya convertido en figurón, él puede mirarse al espejo sin tener que reprocharse. Ya llegará. Porque mientras tanto, rentabiliza sus tardes.

De Murcia salió con tres orejones, un triunfo rotundo y la esperanza -¡ni siquiera la certeza!- de que le fuera a servir para arreglarse la próxima campaña en las Ferias de verano que no lo han puesto. Algo estamos haciendo mal cuando un tío con esta pureza y esta calidad pasa dificultades para torear. Y las pasa porque no entra en el juego de los cambios, las idas y vueltas y los tejemanejes que han convertido la grandeza en una tasca. Las pasa por ser un tío con palabra y pelés. Y eso lo dijo alto y claro, al lado de dos figuras, en la Feria de Murcia.

Fue el compendio triunfal a un verano en el que muchos no confiaron en él porque no lo creían rentable. Y dio Sergio, en el epílogo estival, un puñetazo sobre la mesa y, con él, un grito de reivindicación.

Y LLEGÓ SALAMANCA…

Ya va convirtiéndose en clásico el cierre importante de campaña de Sergio en Salamanca. Y se va convirtiendo porque allí, la tierra donde pasa el invierno, sabe y respeta lo que en el ruedo ejecuta. Y por San Mateo, la fecha en la que todos quieren estar a caballo en La Glorieta, sólo los privilegiados consiguen repetir.

Daba el cerrojazo a su temporada el emblemático coso charro con Pablo Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Lea Vicens a caballo lidiando un encierro de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez. Y le hizo el toreo Sergio al Ranito que hizo segundo, todo con el que Amuleto puso el preludio más bello entre arrimones, Titán le cogió el aire al buen son del animal y la elegancia suprema de Sergio puso la guinda para terminar de convencer a la afición. Bella estampa la de la tarde cayendo y el conquense arreglando su invierno a base de exposición pulcra. La que se quedó consigo el que fue a la plaza.

También se lo demostró al cuarto, un Jabalino I al que el rejón de castigo inicial, en todo lo alto, fue prólogo para el recuerdo y la estampa más bella de todo el festejo. Apolo supo enamorar en banderillas, supo ser levadura que fructificaría en un final de trasteo para hacer el toreo de verdad. Lo consiguió Galán, premiado tras el rejón con otra oreja que le confería el triunfo en una plaza de segunda más.

La localidad segoviana de Nava de la Asunción vería cómo Sergio Galán rozaba el final de campaña cortando una oreja. Y con cuatro las terminó el 25 de septiembre en una corrida de toros mixta en para la Feria de la Merced de Herencia, en Ciudad Real.

FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ OLMEDO

Galería de fotos

Escrito por CULTORO

12
0
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos