INSTANTES DEL TIEMPO

Las cosas de Curro Romero

martes, 22 de abril de 2014 · 00:00

Comentan que Curro fue con el hijo de Rancapino, un cantador de flamenco amigo, a una tienta. El muchacho salió a la vaca y estuvo gris, desacertado.

- Maestro —le comentó en el burladero— hoy no me parece que me encuentro.

- Entonces vámonos —contesto Curro al momento —que aquí no hemos "venío a trabajá".

Meses más tarde, en la feria de Sevilla, después de haber pegado el maestro de camas tres petardos de los suyos, unos amigos de dijeron:

- A ver si te arrimas en la corrida que te queda.

Y Curro contestó:

- A ver si quiere Dios que me arrime...

O sea, que parece, o que viniera de arriba, o no dependiese de él. Así era su personalidad, a la que fue siempre fiel.