Martes 17 de Octubre | 14:10 hs

HALUROS DE PLATA

El color, Kodachrome y Ernst Haas

La historia de una de las películas fotográficas míticas

Una de las películas fotográficas míticas es la Kodachrome. Se produjo de manera continua durante 74 años y fue utilizada por los más grandes fotógrafos del siglo XX. Sin embargo, la investigación de técnicas y procesos que consiguieran reproducir el color en soportes fotográficos, es tan antigua como la propia fotografía.

La primera fotografía con color permanente fue tomada en 1860 por el físico escocés James Clerk Maxwell. Presentó su método aditivo de fotografía en color en Londres, con la intención de demostrar que cualquier color podía obtenerse mezclando luces de los tres colores primarios (rojo, verde y azul) en diferentes proporciones. Probó la teoría haciendo pasar la luz a través de filtros coloreados combinados y proyectando el resultado en una pantalla. Fue el primer sistema aditivo aplicado a la fotografía en color y recibió el nombre de tricromía.

 

 

Las placas de vidrio Autochrome, o autocromas, salieron al mercado en 1907, siendo el primer sistema comercializado, y el único disponible en color hasta 1935. Se debió a la gran aportación de los franceses Auguste y Louis Lumière, que idearon un sistema de rejilla, en la cual la placa era recubierta de minúsculos granos de fécula de patata, teñidos. Las placas autocromas eran transparencias o diapositivas.

Otro procedimiento de fotografía en color fue inventado por Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii, el cual consistía en tres exposiciones monocromas diferentes (negativos separados) de una escena a través de filtros rojos, verdes y azules. El propio inventor, entre los años 1909 y 1915, tomó imágenes de gran belleza a lo largo del imperio ruso. Pero este sistema no se comercializó, y sólo sus herederos conservaron sus imágenes.

Pero la primera película con éxito comercial que proporcionó la difusión masiva de la Fotografía en color, fue el invento de Leopold Mannes y Leopold Godowsky. Ambos eran amigos desde la infancia y comenzaron sus experimentos con la Fotografía en color en 1917. Sus experimentos llamaron la atención de George Eastman, quien les proporcionó la financiación  y el soporte técnico de Kodak.

Ambos Leopold, aparte de tener un sólida formación científica en Física y Química, eran músicos profesionales. Para calcular milimétricamente los tiempos de los 28 pasos de revelado que necesitaba su película, utilizaron el recurso de silbar compases de partituras  de música clásica: "Teníamos que ser absolutamente exactos sobre intervalos tan breves como de un segundo y medio, y teníamos que medir estos intervalos en total oscuridad. Los cronómetros no servían, pues no podíamos usar los de dial luminoso porque afectaban los materiales sensibles; y bueno, de todos modos encontramos que los relojes eran menos precisos que silbar el movimiento final de la Sinfonía en Do Menor de Brahms, a la velocidad normal de dos golpes por segundo. El problema era como explicarle los tiempos a los otros científicos que ni siquiera sabían que existía tal sinfonía".

Durante los 74 años de comercialización se produjeron películas Kodachrome en varios formatos incluso para cámaras de cine, como 8mm, Súper 8, 16mm y 35mm; y para cámaras fotográficas de 35mm, 120, 110, 126, 127, 828 y gran formato. Fue utilizado durante muchos años para fotografía profesional en color, especialmente la destinada a las publicaciones impresas, debido a su gran capacidad para reproducir fielmente el color y su magnífica conservación en archivo.

 

Una de las fotografías más famosas de la historia realizada con Kodachrome, es el retrato que el fotógrafo  Steve McCurry realizó para la National Geographic  de la niña afgana Sharbat Gula. McCurry tuvo el honor y la responsabilidad de ser el fotógrafo escogido por Kodak para utilizar el último rollo de Kodachrome (en su vida profesional realizó más de 800.000 diapositivas con esta película). Realizó 32 fotografías con la mítica película en India, Nueva York, retratos de Robert de Niro, y calles de Parsons (Arkansas).

Steve McCurry - National Geographic

El austriaco Ernst Haas (1921-1986), es sin duda uno de los más grandes fotógrafos del siglo XX. Miembro de la agencia Magnum, publicó en las revistas más prestigiosas del mundo, como  Life, Vogue, Esquire o Look. Pero Haas fue sobre todo un maestro del color. Experimentó como ninguno con las posibilidades que brindaba la Kodachrome, sobre todo con las emulsiones de baja sensibilidad; inventando un lenguaje fotográfico nuevo con el color como alfabeto y rompiendo las convenciones acerca del desenfoque y el movimiento.

Durante el año 1956 realizó un viaje por España, con motivo del rodaje de la película "Orgullo y Pasión"  y realizó varias fotografías de festejos taurinos que dieron la vuelta al mundo, por su plasticidad y sorprendente forma de reflejar la Tauromaquia.

Arte fotografiando Arte y creando una nueva visión.

 

 

 

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos