Domingo 19 de Noviembre | 09:43 hs

RUEDO EN MARTE

Justo Algaba

Justo Algaba

Lo de ayer en la Casa de Vacas del Retiro, fue un derroche de CREATIVIDAD, en mayúsculas. Justo Algaba, inauguraba SU EXPOSICIÓN. Una especie de retrospectiva de su OBRA, a lo Hubert de Givenchy. ¿Y qué es Justo sino un MAESTRO (de los pocos que lamentablemente nos quedan...) de la "haute couture" taurina...?. Los más de 60 (¡la verdad, no los conté... bastante trabajo tuvimos con intentar inmortalizarlos!) vestidos de luces expuestos,  constituyen una excelente demostración de las "1000 y 1 posibilidades", en cuanto a diseños, elección de materiales, combinación de los mismos, etc. que el traje de luces ofrece  en aras de la personalización y adaptación a los gustos y personalidad de su portador.

Es verdad que las creaciones de la "Casa Algaba" son del tipo: "o las amas, o las odias". Pero también es completamente cierto, que Justo  Algaba es un PERSONAJE absolutamente IMPRESCINDIBLE. De no ser por él, en estos momentos de sequía creativa, nuestros TOREROS estarían a punto de ser vestidos por el todopoderoso IMPERIO de Amancio Ortega quién en su empeño por no dejar nada  por democratizar/globalizar... creo que se plantea muy seriamente la opción de crear una LÍNEA de LUCES para vestir a nuestros COLETUDOS. Se lamentaba y no sin razón Justo, durante su no breve discurso de bienvenida, sobre la tristeza que le produce asistir a un festejo taurino y contemplar como toreros,  subalternos y picadores coinciden  en  el color y a veces, casi hasta en los bordados.  ¡¡¡MON DIEU...  con la cantidad de variaciones que admite el TRAJE de LUCES!!!


Que le pregunten a nuestro querido Fernando Cruz, al Maestro Esplá, a Cristina Sánchez o a los mismísimos Padilla o Rivera. Y es que sólo ÉL, es capaz de trasladar a un vestido de luces los fondos marinos de Anne Mesnard, la añeja forma de vestir del Maestro Esplá con ese gusto por las hombreras grandes y caídas o el chorrillo largo.

La feminidad de Cristina Sánchez con el particular corte de sus chaquetillas. O áquel traje del ya "pirata" Padilla, en su reaparición en Olivenza diseñado por Antonio Cabello. Sin olvidarnos del goyesco de Rivera, con reminiscencias al manto de la Esperanza de Triana. Todo esto, que no hace sino pone en valor el TRAJE de LUCES, es la principal razón por la que esta EXPOSICIÓN era necesaria y es totalmente recomendable, además deben darse prisa porque sólo estará hasta el próximo día 2 de febrero.

A decir verdad, las  más de dos hora que pasamos contemplando las singulares (aunque Justo también trabaja el estilo clásico... con matices y aportando siempre su puntito de creatividad!) creaciones de la "Casa Algaba", nos supieron a poco. Echamos de menos, eso sí, más información sobre los distintos vestidos.

Buscando esos "porqués" que no encontramos junto a cada traje, nos "amorramos" (literal, salgo en más de una foto) a la comitiva compuesta por Salvador Victoria y el ALCALDE TORERO, Álvarez del Manzano... pero el gentío y los compañeros fotógrafos, nos impidieron completar el recorrido y escuchar de la mano de Justo las pertinentes explicaciones.

Por lo que en compañía del joven Madois (nuestro compañero Madueño, rebautizado así por una servidora!) nos dimos al vino (sólo uno, I swear!) y a las relaciones públicas. Charlamos con los Esplá, cuya matriarca es realmente encantadora... y con un gran número de amigos que allí se dieron cita. Pasamos de negritas, porque si no esto sería la HISTORIA INTERMINABLE... e INTERMINABLE aquí sólo es el TALENTO CREATIVO de Justo.


Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos