Sábado 22 de Julio | 15:40 hs

LA PREVIA DE MADRID

El primer chute de Talavante

El primer chute de Talavante a la plaza de Madrid le llegará esta tarde. El torero extremeño hará el primero de sus cuatro paseíllos en la primera plaza del mundo junto a Castella y Javier Jiménez.

imagenes
zoom
El primer chute de Talavante

El primer chute de Talavante a la plaza de Madrid le llegará esta tarde. El torero extremeño hará el primero de sus cuatro paseíllos en la primera plaza del mundo que a lo largo del próximo mes tiene contratados. Es, quizá, el nombre más esperado del serial por los importantes triunfos alcanzados en los últimos meses no tanto numérica sino cualitativamente en las tempranas ferias europeas y también en su campaña americana. Javier Jiménez hará hoy el segundo de sus paseíllos en el escenario venteño tras estoquear la corrida de La Quinta y el francés Sebastián Castella se reencontrará con la afición capitalina.

 

 

 

SEBASTIÁN CASTELLA

Sorprendió la única tarde de Sebastián Castella en el abono abrileño, pero ahora tendrá la oportunidad de resarcirse en la que es su plaza de Madrid. Esto supone una apuesta personal para el francés con el gran recuerdo del toro de Alcurrucén de hace dos campañas. Ha sido, seguramente, la actuación más importante del galo en Madrid, y esta tarde su soledad de estar frente al mundo irá contra la oportunidad de sus colegas de terna.

Es Castella torero de preguntarse a sí mismo, pero no de compartir nada de cuanto sienta o piense delante de la cara del toro. Torero con una técnica prodigiosa y un valor desmedido, es él mismo su principal rival, porque sólo él decide cuando fluye y cuándo no. Si lo hace, sale la templada actitud de un violinista de orquesta; si no, es precisamente su tremendo valor el que atropella la delicadeza y aparece la brusquedad. Pero esos dos toreros son Sebastián. Y ha aprendido a vivir con ello sin bajarse nunca del estatus ganado.

 

 

 

ALEJANDRO TALAVANTE

El extremeño es, tal vez, el más esperado -junto con Roca Rey- de todos cuantos se acartelan en la Feria de San Isidro. Alejandro se enfrenta quizá a la temporada en la que ha decidido mandar sin paliativos, sin excusas y sobre todo sin mirar hacia los lados. Porque el principal enemigo de Talavante de aquí en adelante será el propio Talavante y su búsqueda permanente del más allá.

Viene Alejandro de firmar un 2016 rotundo en el triunfo, contundente en la impresión y esclarecedor de la lejanía del techo de un torero que no tiene límites a día de hoy. Tiene Talavante tanta capacidad de sorpresa -hasta para sí mismo- que no se le otea el horizonte, porque también sabe ensayar a la perfección la espontaneidad que vende. Porque el mejor arrebato que le vemos hoy lo llevará ensayando quince días, y cuando llega la inspiración suele pillarlo -como a Picasso- trabajando.

Es el torero de la muñeca de goma, de los dedos hipersensibles, de la palma sensitiva para manejar una franela. Porque con todas esas partes de su cuerpo toca y coloca a los animales en el tramo que él elige dentro de la tela roja. Y luego cimbrea cadera, alarga brazo, escorza el tronco sin perder la naturalidad y flamea los vuelos con tanta delicadeza que se olvida uno del valor que tuvo en el cite para pisar el sitio que pisa.

 

 

 

JAVIER JIMÉNEZ

El tercer torero del cartel ha reivindicado sitio y estatus en cada plaza que ha pisado cuando le han dado la oportunidad. Incluso cuenta con una corriente a favor de aficionados en su tierra que ven en él una nueva bandera a la que llamar patria, a pesar de que su concepto no sea tan sevillano como el de otros paisanos suyos y su valerosa regularidad le ponga más fáciles las cosas. Pero esto es Madrid.

Javier Jiménez y su puerta grande venteña del pasado año se han abierto camino entre un sector de la prensa -al que ha dado motivos para ponerse de su parte- y el alma de Simón Casas, que ha visto la rentabilidad en este rubio torero que sabe exponer hasta recordarnos los riesgos que tiene el toreo, pero también pegarle muletazos -al menos intentarlo siempre- al que salga por el portón.

Ha sabido rentabilizar esa salida en hombros, pero también su sinceridad y su raza en la tarde de Pamplona, sus dos actuaciones serias e ilusionantes en Sevilla, donde paseó una oreja, y su empeño en ganarse el corazón de Zaragoza a base de sangre. Pero fueron sólo 11 paseíllos, 7 de ellos en plazas de primera categoría, con 13 orejas cortadas y un toro devuelto al corral después de los tres avisos. Hace ruido su nombre, que estará a parte de en esta corrida de La Quinta en la tradicional Corrida de la Prensa de Madrid, pero debe refrendar aún la esperanza depositada en él, porque la oreja que este año pudo haber cortado en Valencia finalmente no llegó a su esportón, y su actuación fue muy distinta con su primero que con su segundo.

Sin embargo, tiene sus armas; un gran corazón para no pasar fatigas cuando hay que tirar de bragueta, una fe ciega en sus posibilidades -que le da aún más valor- y la frescura de un tío que afronta cada embroque sabiendo que no tiene nada que perder. Es, además, un tipo que cae simpático, lo que no es menos importante cuando se sabe alargar los trazos tirando de muñeca como lo hace él, porque se le piden mejor los trofeos a un tío que te cae bien.

 

 

 

PUERTO DE SAN LORENZO

El hierro salmantino es uno de los clásicos en la primera plaza del mundo y en la Feria de San Isidro. Dos encierros lidió en 2016 en este escenario. El primero acaeció en la tarde en la que confirmó alternativa Román Collado en el ciclo isidril en presencia del padrino Enrique Ponce y del testigo Daniel Luque. La segunda, en plena Feria de Otoño, tarde en la que protagonizó un emocionante mano a mano en el que se vieron las caras Curro Díaz y José Garrido.

Tal calado tuvo aquella tarde otoñal, que volvieron a anunciar a los dos toreros a pesar de no cortar trofeos ninguno de ellos este año para el Domingo de Resurrección en Madrid. Fue el primer cartel cerrado que presentó Plaza Uno, aunque no fuese con los toros de los hermanos Fraile.

En cuanto a la historia más reciente de este hierro de procedencia Atanasio-Lisardo, en 1982 se compró a don Arturo Gallego 30 vacas de don Atanasio Fernández. En 1987 y 1988 se adquieren 50 añojas, 50 eralas y 25 vacas de don Atanasio Fernández y siguiendo la línea de don Lisardo Sánchez y don Atanasio Fernández se eliminó todo lo anterior. En 1992 y en virtud del artículo 6º de los Estatutos y al extinguirse la copropiedad de esta ganadería, pasa a ser único propietario don Lorenzo Fraile Martín.

2
0
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos