Viernes 23 de Junio | 07:58 hs

DUITAMA

Cinco orejas se repartieron los colombianos

Se lidiaron toros de diferentes ganaderías

Cinco orejas se repartieron los colombianos

Tarde 100% colombiana se vivió en Duitama, Colombia con Manuel libardo, Ricardo Rivera y Juan Solanilla en el cartel, quienes lidiaron toros de diferentes ganaderías nacionales.

El triunfador de la tarde fue Manuel Libardo, al cortar tres orejas, una en su primero y dos en su segundo. El toro que abrió plaza, pertenecía a la ganadería de Garzón Hermanos. Mostró muy buenas cualidades desde el principio, tomando los engaños por ambos pitones con calidad. Manuel Libardo, le dio la lidia correcta, logrando muletazos de buen trazo y gusto. El toro comenzó a rajarse pronto. Mató de estocada entera un poco baja y cortó una oreja. El mejor ejemplar del fetesjo, le tocó en segundo lugar a Libardo. Pertenecía a la ganadería Achury viejo y merecidamente recibió los honores de la vuelta al ruedo. El torero lo saludó por verónicas y  luego realizó un quite por delantales aprovechando la suavidad, nobleza y calidad del de Achury. Manuel Libardo estuvo templado, toreando con gusto y haciendo las cosas despacio. Tras dejar una buena estocada cortó las dos orejas y al toro le dieron la vuelta al ruedo entre los aplausos del público.

El segundo toro de la tarde pertenecía a la ganadería de Andalucía para Ricardo Rivera. Fue un animal que saltó a la arena con raza y no se la puso nada fácil al torero. Rivera dejó algún muletazo bueno, pero no logró redondear la faena. No estuvo fino con el acero, recibió un aviso y su labor fue silenciada. El segundo del lote de Rivera era de Juan Bernardo Caicedo. Fue muy bravo de salida y con gusto lo toreó Ricardo por verónicas. En la muleta se rajó muy pronto, pero el torero, pegado a tablas, dejó muletazos lentísimos que se quedarán en la retina de los aficionados. Cortó una oreja.

Poca suerte en el sorteo tuvo Juan Solanilla. Pechó con los dos toros menos potables de la corrida. Sin embargo, la firmeza y entrega de Solanilla, no pasaron desapercibidas. Su primero pertenecía a la ganadería Fuentelapeña y Solanilla lo toreó con el capote por delantales en todos los medios. Tras la pica, realizó un quite por chicuelinas ceñidísimas que remató con revolera. En la muleta el toro embestía pegando cabezazos, pero el torero muy firme y con mucho temple instrumentó una buena faena. El mal manejo con la espada le privó de algún trofeo. Recibió un aviso. El toro que cerró plaza era de las Ventas del Espíritu Santo, propiedad del Maestro César Rincón. Muy incierto y con peligro era el astado que además parecía tener algún defecto. Nuevamente la firmeza y voluntad del torero quedaron plasmadas en una faena bien estructurada. Cortó una oreja.

FICHA DEL FESTEJO


Manuel Libardo, oreja y dos orejas

Ricardo Rivera, silencio y oreja

Juan Solanilla, palmas y oreja

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos